menu cerrar menu

Cavix (Ultracavitación)

    Una alternativa a la LIPOSUCCIÓN


  • La técnica más novedosa para destruir las células adiposas.

  • Cavix es un método de cavitación diseñado para modelar el cuerpo, atacar la celulitis y destruir la adiposidad localizada en las zonas más difíciles.

  • Al no ser invasivo, resulta ideal para quienes no quieran someterse a cirugías, ya que se obtienen resultados similares a la liposucción, sin los riesgos que conlleva una intervención quirúrgica. Así como también para realizar retoques y corregir asimetrías luego de la misma, perfeccionando aún más el resultado de la cirugía.

  • Cavix llega a los panículos adiposos más profundos utilizando bajas frecuencias, de esa manera, reduce centímetros del cuerpo en zonas resistentes y difíciles de modelar.

  • Además, Cavix ataca la celulitis, ya que estimula la circulación sanguínea y la generación de nuevo colágeno. Ello se logra mediante la destrucción de las células adiposas, lo cual reduce la consistencia del colágeno esclerótico de los nódulos celulíticos y, en consecuencia mejora el aspecto de la piel con problemas de celulitis.

    ¿Cómo se destruyen las células adiposas?


  • Cavix emite ondas ultrasónicas de baja frecuencia, que comprimen y descomprimen las células adiposas a una velocidad de entre 36.000 y 44.000 veces por segundo, hasta hacerlas estallar.

  • Liposucción NO quirúrgica
  • Tratamiento sencillo
  • Indoloro
  • Seguro
  • Muy útil para el tratamiento de la celulitis, flaccidez y de la adiposidad localizada, en forma integral.

    ¿Cómo se realiza su aplicación?


  • Cavix es muy simple de aplicar: no requiere anestesia ni preparación previa, y puede retornarse a la rutina normal, sin precauciones especiales, inmediatamente después del tratamiento. Se aplica entre 7 y 10 minutos por área de 10 x 10 cm, en forma de masaje circular, con movimientos lentos y en un máximo de 3 áreas contiguas.

    Duración del tratamiento y número de sesiones:


  • La cantidad de sesiones recomendada oscila entre 5 y 12 según el caso, entre las que se recomienda dejar pasar entre 7 y 15 días.

  • El tratamiento se complementa con una dieta baja en calorías durante los 4 días posteriores a la sesión, y una ingesta de agua antes y después del tratamiento de 2 litros por día. También es aconsejable realizar drenaje linfático y ejercicio físico posterior, para ayudar a eliminar la grasa que ha sido traumatizada por vía renal.

  • Se requieren mantenimientos mensuales o bimensuales para conservar el resultado.

    Zonas que puedo tratar:


  • Las zonas en las que puede ser Cavix son abdomen (lateral y central), glúteos, piernas, la región trocantérica (el famoso “pantalón de montar” que rodea las caderas y la cara exterior de las piernas) y brazos. Se aplica entre siete y diez minutos por área de diez por diez centímetros, en forma de masaje circular, con movimientos lentos y en un máximo de tres áreas contiguas. A pesar de sus beneficios, Cavix no pretende reemplazar una dieta adecuada ni un régimen de ejercicio, ya que apunta a grasa localizada. Pero, de todos modos, es una técnica saludable y segura de lipoescultura sin cirugía.

    Contraindicaciones


    No se debe utilizar en:

  • Pacientes con enfermedades graves, insuficiencia renal o hepática, cáncer, enfermedades autoinmunes, sobre todo del tejido conectivo.

  • En embarazadas.
  • Pacientes con sobrepeso (que no realicen una dieta y ejercicio).
  • Várices (porque aumenta la temperatura en la zona, pero generalmente las zonas de grasa acumulada no se encuentran sobre las regiones varicosas).
  • Efecto sobre la piel Al producir calentamiento de la piel, nos aumenta la formación de nuevo colágeno, fibras elásticas, con lo que mejora la flaccidez y la tensión de la piel de la zona tratada.